AZTI y la Universidad del País Vasco han conseguido identificar genéticamente la anchoa del golfo de Bizkaia, lo que permite distinguirla, tanto para consumo en fresco como en semiconserva, de los ejemplares procedentes de otros lugares.

El análisis genético resulta fundamental para poder establecer la trazabilidad de la anchoa del Cantábrico, que posibilite a los consumidores saber si realmente están adquiriendo anchoa cantábrica y evitar posibles fraudes en cuanto al origen del producto.

El destinatario final de esta investigación es el consumidor, que valora especialmente la anchoa del Cantábrico, tanto para su consumo en fresco como en conserva. Se trata de una anchoa que presenta unas características sensoriales de firmeza y sabor ligeramente amargo que son muy apreciadas por los consumidores, que tienen todo el derecho a conocer el origen del pescado que consumen.

Pero los ciudadanos no sólo valoran las cualidades culinarias de la anchoa del Cantábrico, también otorgan mucha importancia al hecho de que ser un pescado que se captura de forma sostenible con el medio ambiente. Las artes de pesca empleadas en su recogida son respetuosas con el medio marino y con el resto de especies. Así pues, el factor ecológico resulta también de gran interés para ubicar el origen de la anchoa.