Acción por el clima

Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

La amenaza que el cambio climático supone para el futuro de nuestro planeta, hace imprescindible que actuemos cuanto antes, adoptando medidas urgentes que permitan combatirlo y erradicar sus efectos en el océano, la costa y los recursos marinos. Solo así podremos construir un mundo sostenible para todos y todas.

Vida submarina

Conservar y gestionar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

La protección de las áreas marinas es fundamental para ayudar a gestionar eficaz y sosteniblemente la explotación pesquera, así como para reducir la contaminación marina y la acidificación de los océanos. Conservar y explotar de forma sostenible los océanos y sus recursos es responsabilidad de todos y todas.

Salud y bienestar

Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

A pesar del trabajo realizado en los últimos años, aún persisten en el mundo desigualdades en materia de salud y bienestar. Es fundamental seguir investigando y desarrollando soluciones que permitan garantizar una vida sana, logrando así el máximo bienestar de toda la población.

Producción y consumo responsables

Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

Si, como está previsto, la población mundial alcanza los 9.600 millones de personas en 2050, para mantener el actual estilo de vida será necesario el equivalente a casi tres planetas. Si no queremos causar daños irreversibles en el medio ambiente es necesario trabajar en una modalidad de consumo y producción sostenible, que pase por un uso eficiente de los recursos naturales y una reducción drástica del desperdicio de alimentos.

Hambre cero

Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

El hambre y la malnutrición son dos de los factores que más obstaculizan el desarrollo sostenible de las comunidades donde se produce, principalmente países en desarrollo. En la otra parte de la balanza, el sobrepeso y la obesidad comienzan a ser una epidemia global. Es necesario aplicar cambios en el sistema alimentario mundial para poner fin a la trampa de una alimentación deficiente.