Contexto

La malnutrición relacionada con el cáncer es muy frecuente en los pacientes sometidos a tratamiento contra el cáncer (30-85%), en particular en los cánceres del tracto gastrointestinal (esófago, estómago, páncreas, intestino delgado, colorrectal), cabeza y cuello, y pulmón. La malnutrición relacionada con el cáncer es el resultado de la reducción de la ingesta de alimentos debido a una serie de síntomas como el estrés psicológico, el dolor, la anorexia, la obstrucción física, los problemas para tragar, etc. que se producen en combinación con factores catabólicos como el aumento del gasto energético, la alteración del metabolismo de las proteínas, la inflamación sistémica, la disbiosis y las deficiencias vitamínicas.

El tratamiento contra el cáncer puede a su vez empeorar la capacidad del paciente para comer induciendo náuseas, enfermedad, pérdida de apetito, alteración del gusto, mucositis. Esto conduce a un desequilibrio energético y proteínico y resulta en una pérdida acelerada de peso corporal.

La pérdida involuntaria de peso corporal en los pacientes de cáncer es frecuente y muy específica, ya que consiste principalmente en el desperdicio de masa muscular. Además, las pruebas demuestran que tener poca masa muscular o perderla tiene un impacto negativo en el pronóstico y la tasa de supervivencia de los pacientes de cáncer al aumentar la aparición de complicaciones y toxicidades que limitan la dosis, disminuir la adherencia al tratamiento y reducir la calidad de vida de los pacientes. Por lo tanto, el mantenimiento de la masa muscular y durante el tratamiento es de suma importancia para que los pacientes puedan beneficiarse plenamente de su tratamiento.

Se hipotetiza que las intervenciones específicas a través de programas de nutrición o de actividad física hechos a medida pueden prevenir el desgaste muscular causado por el cáncer. El mantenimiento de la masa muscular puede ayudar a los pacientes a adherirse a su plan de tratamiento, teniendo así un resultado clínico favorable con la reducción (limitación de la dosis) de las toxicidades y manteniendo al mismo tiempo la calidad de vida.

Hoy en día, no se prescriben intervenciones físicas ni nutricionales de forma rutinaria o en una etapa demasiado tardía de desgaste muscular continuo en la que la ventana de beneficios ya ha pasado. Aportar pruebas de los beneficios de esas intervenciones y definir las mejores condiciones para aplicarlas crea la oportunidad de integrarlas en el tratamiento estándar del cáncer, lo que permite a los pacientes beneficiarse durante el tratamiento.

Solución

Este programa abordará la necesidad de conocimiento, servicio y validación de soluciones para la preservación de la masa muscular. Los resultados para la comercialización que este programa entregará, con el objetivo de preservar la masa muscular son:

  • Herramienta para medir dinámicamente la masa muscular
  • Solución médica nutricional a medida
  • Programa de actividad/ejercicio a medida
  • Herramientas/servicios digitales para habilitar y potenciar a los pacientes y al HCP

El proyecto está coordinado por Danone y AZTI lidera un grupo de trabajo. El objetivo de este equipo de trabajo es permitir a los pacientes seguir la nutrición y el ejercicio para estar en control durante el viaje de la enfermedad y permitir que el HCP promueva la salud. En 2020, AZTI Danone Nutricia Research y BeYou están trabajando en el desarrollo de una aplicación móvil para apoyar a los pacientes mediante el empoderamiento y la educación tanto de los pacientes como de la HCP.

Datos del proyecto

Financiación

EIT Food – UE

Duración

2019 – 2021

Socios

Maastricht University Medical Centre</span>, Universidad Politécnica de Madrid, Sorbonne University, AZTI, Danone Nutricia Research, Imperial College London, University Medical Centre Groningen, University of Torino

¿Le interesa? Solicite más información

Nombre y apellidos*

Empresa*

Cargo*

País

Teléfono*

E-mail*

Asunto (i.e: proyecto o servicio) de la consulta*

Consulta