Rogelio Pozo. CEO AZTI

Crear una sociedad más sostenible y saludable, poniendo el foco en las personas y trabajando en el desarrollo de herramientas que permitan reducir el riesgo de contagios y la reactivación económica y el empleo a través del I+D+i. Ése es nuestro objetivo. Para ello, tomamos partido con acciones que reflejen el compromiso comunitario es vital y AZTI no es ajena a esta reivindicación social, trabajando a través de una ciencia que transforma la sociedad.

Tres son los ejes sobre los que trabajamos.

El primero se centra en la salud y la seguridad de las personas. En este sentido, de la mano de Osalan, hemos elaborado protocolos de prevención de la industria alimentaria (recomendaciones, fechas, pautas…), de cómo las empresas tienen que actuar para proteger a las personas. Pero no sólo eso, sino que estamos trabajando en nuestros laboratorios para desarrollar tecnología PCR para cubrir las necesidades que puedan tener las instituciones y las empresas, además de desarrollar herramientas que sirvan para implementar determinadas políticas en temas tan de moda como el acceso a las playas, a través de tecnologías digitales que permitan conocer el aforo de los arenales

En segundo lugar, generar iniciativas que fomenten la actividad económica. Por un lado, facilitar medidas para minimizar los riesgos en las empresas, que vienen dados por las alteraciones en las demandas, en los comportamientos de los consumidores, centrándose en la cadena de alimentación, desde pequeñas explotaciones a empresas más grandes que puedan exportar a terceros países.

Durante este tiempo hemos desarrollado webinars con expertos del sector que han pretendido servir de inspiración para buscar oportunidades. Buscar soluciones y nuevas líneas de negocios también es posible en momentos tan delicados como el actual.

Mantener las campañas científicas de evaluación de los stocks de los recursos pesqueros ha sido otra de las actividades que se han llevado a cabo durante estos meses. Hemos seguido impulsado la campaña Bioman para determinar el estado del stock de la anchoa, en lo que ha sido la única campaña oceanográfica que se ha hecho en todo el estado español. El reto no es otro que seguir poniendo en valor la ciencia como servicio a la sociedad, para sostener el empleo de 1.000 arrantzales y las 3.000 personas en tierra que comercializan y transforman el producto para ofrecer a las personas un alimento saludable. En definitiva, mostrar compromiso con el sector, con el trabajo local, el producto de calidad y sostenible.

La apuesta por la ciencia y la innovación es el tercer eje, porque no en vano es lo que nos puede ayudar a salir de una forma más eficiente de esta situación. En AZTI no hemos cambiado nuestra hoja de ruta y hemos mantenido nuestro plan de contratación y hemos incorporado nuevas personas para áreas de futuro como son la inteligencia artificial, la digitalización, la sostenibilidad, los alimentos saludables… apostamos por mantener las inversiones en estas área.

Ahora, más que nunca, es el momento de mostrar la responsabilidad social de las organizaciones. La gestión no tiene que mirar sólo a la cuenta de resultados. Es momento de hablar de la cadena de valores, la generación de empleo local, de actividad local. Poner el foco en las personas a través de la ciencia y el conocimiento. La apuesta por el I+D es la solución para afrontar esta crisis. La inversión que se está haciendo igual no garantiza resultados en un año, pero sí en la cuenta de resultados del futuro. Ayuda a ser más eficientes y garantiza la sostenibilidad.

Últimas noticias