(Pasaia, a 22 de mayo de 2018) El proyecto europeo BIOFAD, coordinado por AZTI que comenzó en agosto del 2017 y se prolongará hasta mayo del 2019, testará la utilización de materiales biodegradables de origen natural, como por ejemplo el algodón, para la construcción de BIOFADs (Dispositivos Concentradores de Peces-DCPs biodegradables y no-enmallantes) con el fin de proponer soluciones que permitan minimizar los impactos negativos que estos pueden generar en los ecosistemas marinos.

“Estamos investigando el uso de DCPs que permitan llevar a cabo una pesca más sostenible, construidos con materiales biodegradables de origen natural para minimizar su impacto en el ecosistema y evitando el enmalle de especies sensibles como tiburones y tortugas”. Hilario Murua, Gestión Pesquera Sostenible, AZTI.

Actualmente, los DCPs se construyen con materiales sintéticos, como las redes de nylon de luz de malla pequeña o configuradas para evitar el enmalle de especies sensibles, que al tener un ciclo de vida largo aumentan los potenciales efectos negativos que pueden generar en el medio marino. Los impactos negativos que los DCPs pueden causar en el medio marino son, entre otros, su varamiento en zonas sensibles como playas y arrecifes, y su acumulación en el medio , un problema creciente en los ecosistemas marinos.

Se trata entonces de diseñar y probar nuevos prototipos de DCPs que sean efectivos para la pesca, al tiempo que sean biodegradables y no contaminantes para el medio marino, evitando el emmallamiento de cualquier especie, sobre todo de especies asociadas sensibles como tortugas y tiburones.

El principal reto del proyecto es estudiar la eficiencia de los BIOFADs y sus materiales biodegradables y compararlos con los DCPs no-enmallantes utilizados actualmente por la flota. Estos datos, junto al estudio del impacto económico que puede suponer la introducción de los materiales de origen natural y biodegradables para la industria de los atuneros congeladores, permitirán al Consorcio liderado por AZTI, proponer prototipos específicos de BIOFAD y materiales biodegradables óptimos.

Por lo tanto, el principal objetivo del proyecto BIOFAD es asesorar científica y técnicamente a la Dirección General MARE de la Comisión Europea en:

  • El uso de diversos diseños y materiales biodegradables específicos para la construcción de DCPs de deriva en condiciones reales en la mar.
  • La identificación de opciones para mitigar los impactos de los DCPs de deriva en el ecosistema.
  • La evaluación de la viabilidad socioeconómica del uso de BIOFADs  en la pesquería de atuneros tropicales de cerco.
  • El fin último es el de disminuir significativamente la cantidad de materiales sintéticos en la construcción de DCPs y su acumulación en el medio marino, manteniendo el equilibrio entre durabilidad e inocuidad de estos dispositivos y eliminando su potencial impacto negativo en el ecosistema.

Pesca Sostenible y Responsable del Atún

Este proyecto se engloba en la línea de trabajo que el centro tecnológico AZTI, en colaboración con el sector atunero congelador europeo,  desarrolla para minimizar los posibles impactos no deseados de la actividad pesquera. La colaboración entre la industria y la ciencia tiene como fin el garantizar la sostenibilidad a largo plazo de los recursos naturales a través de las mejores prácticas de explotación y gestión, sobre la base del mejor conocimiento científico.

En este sentido, el proyecto BIOFAD, pretende avanzar en la búsqueda de medidas que reduzcan los efectos negativos relacionados con el uso de DCPs.

Últimas noticias