• El manifiesto que hoy han firmado agentes públicos y privados tiene como objetivo aunar esfuerzos para que en 2030 la cantidad de alimentos que desperdiciamos descienda al menos un 50%.
  • AZTI, que es parte de la iniciativa desde que se constituyó, se compromete especialmente en los apartados relacionados con el apoyo a la investigación y puesta en marcha de soluciones novedosas orientadas al aprovechamiento total de los alimentos, así como a facilitar la información necesaria que ayude a reconocer los puntos de la cadena agroalimentaria vasca donde se producen los excedentes alimentarios y las causas por las que se producen.

logo No despilfarro(Bilbao, a 3 de octubre de 2018) Esta mañana se ha firmado el Manifiesto “No al Despilfarro Alimentario en Euskadi”, una iniciativa impulsada por la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco, a través de Elika Fundazioa, en el marco del Plan de Gastronomía y Alimentación. Esta iniciativa cuenta con la colaboración de diversas entidades e instituciones públicas y privadas, y agentes sectoriales que constituyen la cadena alimentaria vasca, y tiene como objetivo aunar esfuerzos para que en 2030 la cantidad de alimentos que desperdiciamos descienda al menos un 50%.

AZTI ha sido una de las entidades que, desde que se constituyó, se sumó a esta iniciativa para la reducción del desperdicio alimentario (de hecho está en la mesa operativa), comprometiéndose especialmente en los apartados relacionados con el apoyo a la investigación y puesta en marcha de soluciones novedosas orientadas al aprovechamiento total de los alimentos, así como a facilitar la información necesaria que ayude a reconocer los puntos de la cadena agroalimentaria vasca donde se producen los excedentes alimentarios y las causas por las que se producen.

Un reto que requiere de la colaboración, participación e implicación de toda la sociedad

Según la FAO, un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o se desperdicia en todo el mundo, lo que equivale a cerca de 1.300 millones de toneladas al año.

En el conjunto de la Unión Europea, 88 millones de toneladas de alimentos acaban en la basura. La producción y eliminación de estos alimentos provoca la emisión 170 millones de toneladas de CO2 y requiere el uso de 26 millones de toneladas de recursos.

En Euskadi, a falta de completar el diagnóstico cuantitativo que se está elaborando, se estima que la cantidad de desperdicio alimentario que se genera supera las 350.000 toneladas al año.

La organización de las Naciones Unidas, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, propone que para 2030 se reduzca a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de las personas consumidoras, y que se reduzcan las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha.

Asimismo, y a pesar de que el mundo produce alimentos más que suficientes, el hambre sigue siendo uno de los desafíos más urgentes del desarrollo. Sólo con la mitad de las pérdidas alimentarias actuales se podría nutrir a toda la población que actualmente pasa hambre.

En este contexto, y en línea con otros Planes del Gobierno Vasco (Plan Estratégico de la Gastronomía y Alimentación, IV Programa Marco Ambiental 2020, Plan de Prevención y Gestión de Residuos de la CAPV 2020), la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras, a través de Elika Fundazioa, está elaborando un Plan de Actuaciones frente al Despilfarro de alimentos en Euskadi. En el marco de este Plan, se ha constituido una Mesa Operativa y Grupos de trabajo específicos, en los que participan y participaran diferentes Administraciones y representantes de todos los agentes de la cadena alimentaria, entre los que está AZTI.

El reto de lograr la prevención, la reducción, la reutilización y la revalorización de los excedentes alimentarios únicamente es posible a través de la colaboración, participación e implicación de toda la sociedad, no solo de las administraciones públicas sino también de todos los sectores económicos (producción primaria, transformación, distribución, hostelería, restauración, cocinas centrales, etc.), los centros de investigación y tecnológicos, las universidades, las organizaciones sociales y especialmente la ciudadanía.

Por ello, desde la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, y en el marco del Plan de actuaciones que se está elaborando, se impulsa el presente Manifiesto y la creación de la Plataforma de Euskadi contra el Despilfarro Alimentario.

 

Últimas noticias