Ternua ha incluido en su colección primavera-verano 202O cuatro camisetas elaboradas con una mezcla de 30% plástico de mar y 70% plástico del contenedor amarillo. Este es el resultado del proyecto SEACYCLE una iniciativa en la que Ternua ha colaborado con AZTI,  el Gobierno Vasco (IHOBE), EKO-REC y Seaqual para recoger con tres barcos pesqueros residuos plásticos de la costa vasca y convertirlos en prendas para disfrutar en actividades al aire libre.

Con esta iniciativa se quiere mostrar que es posible aprovechar la basura marina y también el plástico del mar que, aunque está muy deteriorado por el salitre, juntándolo con plástico del contenedor amarillo, da como resultado unas prendas con un tejido de calidad y sostenible. De esta forma, Ternua se presenta como un ejemplo para dar salida al problema medioambiental del plástico y de la basura marina que amenaza la conservación de la flora y fauna al mismo tiempo que la salud de los seres humanos, debido a la existencia de microplásticos.

La marca, que es una de las pioneras en la reutilización de materiales para la elaboración de prendas técnicas para el outdoor, ya recicla en sus colecciones algodón, lana, redes de pesca, posos de café, pluma, botellas de plástico, moquetas de tren, prendas en desuso o cáscaras de nuez. A todo esto se suma que todos sus productos son PFC free, es decir, que llevan tratamiento de repelencia al agua libre de sustancias nocivas para el medio ambiente.

Este tipo de proyectos, además de dar una segunda vida a materiales en desuso para diseñar prendas técnicas para el otudoor, tienen un impacto positivo en el ámbito local (redes de pesca y residuos plásticos marinos del Cantábrico o cáscaras de nueces de sidrerías guipuzcoanas), fomentando la economía circular en el territorio.

Últimas noticias