IÑAKI QUINCOCES. Experto en Gestión Pesquera Sostenible en AZTI.

Este año se lanzará comercialmente una cámara 3D subacuática que brinda a los buzos, piscicultores e investigadores marinos una nueva herramienta rentable y compacta para conseguir imágenes de alta resolución y de largo alcance, sin importar las condiciones del agua.

Diseñado para funcionar en ambientes turbios y oscuros a cientos de metros bajo la superficie, el dispositivo desarrollado en el proyecto UTOFIA, en el que participa AZTI, cambiará las reglas de juego de muchas aplicaciones marítimas, incluido el monitoreo de las poblaciones de peces en las piscifactorías, el mapeo del fondo marino y la detección de basura y la contaminación.

Antes de UTOFIA no existía en el mercado ninguna tecnología 3D de campo completo y en tiempo real con un alcance de varios metros. Las herramientas existentes proporcionaban una imagen incompleta o tenían un rango de visión 3D limitado. UTOFIA ha abierto un nuevo enfoque de imágenes subacuáticas que ampliará el mercado para la vigilancia subacuática en áreas como la ciencia marina, el monitoreo ambiental del sector público, las pesquerías comerciales, la arqueología subacuática y todo tipo de tecnologías submarinas, incluidos los vehículos autónomos.

El sistema utiliza una combinación de tecnologías innovadoras para obtener imágenes claras en entornos de baja visibilidad, superando el problema de la retrodispersión causada por la luz que se refleja en las partículas suspendidas en el agua. En lugar de emitir un flujo continuo de luz, el sistema UTOFIA emite pulsos muy cortos de luz cuidadosamente sincronizados con el obturador de la cámara, un proceso conocido como control de rango, mejorado por un software capaz de distinguir cualquier ruido retrodispersado.

El uso de la selección de rango para reducir la retrodispersión se limitaba previamente a sistemas muy complejos y de muy alto costo. UTOFIA es el primer sistema en lograr un control de rango con un sensor CMOS, común a la mayoría de las cámaras digitales, lo que permite un sistema mucho más económico y compacto.

Las pruebas realizadas durante el proyecto han mostrado resultados altamente prometedores en el uso de la cámara para monitorear las poblaciones de peces en la industria de la acuicultura y como parte de un sistema de navegación submarina para vehículos autónomos. Esas y otras aplicaciones se están explorando más a fondo en varios proyectos de seguimiento. Por ejemplo, en el proyecto BIOSYS se implementará el sistema para monitorizar las poblaciones en las granjas de salmón, y SMARTISH, desarrollará un sistema automatizado para los arrastreros que permitiría la captura de peces en función del tamaño o especie – para escapar ileso de la red de arrastre, reduciendo la cantidad de peces descartados.

Otros planes incluyen el desarrollo de aplicaciones para el sector de la pesca de atún y la exploración de posibles usos no subacuáticos.

Últimas noticias