El bienestar de las personas depende en gran medida de la naturaleza. Estudios recientes han puesto el foco sobre los ecosistemas marinos y costeros, ya que se cree nuestro contacto con ellos pueden favorecer nuestro bienestar, y más concretamente, nuestra salud mental y física.

En este sentido, el confinamiento por COVID-19 ha reducido drásticamente nuestras posibilidades de estar en contacto con espacios naturales, marinos y terrestres. Es por ello que en AZTI estamos investigando el efecto que las medidas de confinamiento, desde el punto de vista de la reducción del contacto con espacios naturales y al aire libre, están teniendo en nuestro estado de ánimo.

Para ello, hemos distribuido esta encuesta anónima, que cualquier persona mayor de 18 años pueda contestar, independientemente del país en donde se encuentre confinado:

https://forms.gle/v1ReTbWAMHa88ws58 (inglés)

https://forms.gle/irY4t2TvDTZrWJgk6 (castellano)

Últimas noticias