Manuel Gonzalez. Experto en observación y datos marinos. AZTI

El Grande America se hundió el pasado 12 de marzo a 260 km al norte de Gijón y a 350 km al oeste de La Rochelle (46° 4’N, 5° 44‘W), prácticamente en el centro del golfo de Bizkaia. Transportaba unas 2.000 t de fuel pesado, 200 t de gasoil y unas 30 t de lubricantes y aceites.

Tan pronto se hundió el buque, los y las investigadoras de AZTI comenzamos a bucear en los datos públicos que se manejaban con objeto de hacer el seguimiento de la mancha: sabíamos por experiencias anteriores (sobre todo del desastre del Prestige) que, en caso de acercarse la mancha a la costa, siempre es más fácil capturar el fuel en la mar.

Los datos que manejamos fueron los siguientes:

Entre el 12 y el 18 de marzo el viento fue del oeste-noroeste de moderado a fuerte, poniendo en riesgo por contaminación la zona comprendida entre La Rochelle y Arcachon. En estos primeros días se observaron diferentes manchas de fuel (de 10×1 km2, de 13×7 km2 y de 9×7 km2).

A partir del 19 de marzo el viento roló a componente este y nordeste, lo que produjo el desplazamiento de los vertidos en dirección la costa cantábrica, en estos días se informó de la observación de restos de fuel en el punto del hundimiento y que, la mejoría de las condiciones de mar, permitieron el trabajo de los buques de lucha contra la contaminación.

El 22 de marzo, Asturias activó su Plan de Lucha contra la contaminación en costa en fase de vigilancia y seguimiento.

La última semana del mes de marzo el frente de avance del vertido se situaba al norte de Llanes (Asturias) y Santander (Cantabria) a unos 150-100 km de la costa. Los vientos siguieron siendo de componente este-nordeste desplazando la mancha hacia la costa occidental de Asturias y al norte de Lugo (A Mariña).

El último mapa de posición del frente fue el del 31 de marzo de 2019.

La primera semana de abril se produjo un cambio en la situación atmosférica, rolando el viento de componente este-nordeste a oeste-noroeste, con intensidad variable entre los 20 y 70 km/h. En previsión que el cambio de viento pudiera acercar el vertido a la costa, el lunes 1 de abril la Xunta de Galicia activó en fase de alerta el Plan Territorial de Contaminación Marina Accidental de Galicia (CAMGAL) como medida preventiva. Durante la primera semana de abril, el paso de diferentes borrascas por el oeste de la península produjo vientos variables de componente sudoeste, oeste y noroeste que, previsiblemente (ya que desde el 31 de marzo no se dispone de información pública sobre la evolución de los vertidos o avistamientos de manchas) habrán desplazado los restos del vertido hacia el interior del golfo de Vizcaya.

El 5 de abril Asturias desactivó su plan costero frente a la contaminación.

La última información de la Prefectura Marítima del Atlántico señala que el barco noruego especializado Island Pride equipado con un ROV (robot submarino) había inspeccionado la zona. Varias fugas de aceite ligero se estaban escapando por los conductos de ventilación de los tanques de combustible. Estas fugas de hidrocarburos explican la presencia de iridiscencia de baja intensidad en la superficie sobre la vertical del naufragio. Para detener estos derrames de petróleo, el ROV de Island Pride ha procedido durante varios días y hasta el 16 de abril de 2019 a cerrar los conductos de ventilación correspondientes. Los activos aéreos han estado supervisando el área con regularidad, al igual que el sistema de satélites de la EMSA.

Para el seguimiento del vertido, y aprovechando barcos de oportunidad, desde AZTI se lanzaron tres boyas de deriva en dos puntos muy cercanos del golfo de Vizcaya en abril y mayo de 2019. Con dos de las tres boyas se obtuvieron trayectorias satisfactorias de más de cuatro días, las cuales han sido representadas en la Figura 1. La boya 1 cubrió un periodo de poco más de un mes, mientras que la boya 2 alcanzó los nueve días antes de dejar de dar señal.

Solamente se ha informado de la arribada de dos aves a costa petroleadas por el hidrocarburo del Grande America.

Figura 1. Trayectorias de dos boyas de deriva lanzadas por AZTI en marzo y abril de 2019.

Últimas noticias