En el último año Europa ha aprobado políticas y estrategias ambiciosas, en el marco del Pacto Verde Europeo, con impacto en la cadena agroalimentaria y que serán implementadas a través de sus planes de acción, como la estrategia de la Granja a la mesa, la estrategia de Biodiversidad o la movilización de la industria en pro de una economía limpia y circular.

Figura 1: Pacto Verde Europeo (Comisión Europea)

Se han producido además modificaciones en usos, dosis y especificaciones de determinados aditivos alimentarios, se han fijado nuevos límites máximos de contaminantes y autorizaciones de comercialización de nuevos alimentos en la Unión Europea.

Hacemos un repaso de todas las novedades legislativas del 2020 y primeros de 2021 y de lo que está previsto que se regule en el corto plazo.

Nuevos Alimentos autorizados

Estos son los nuevos alimentos autorizados en el 2020 y principios de 2021 (con arreglo al Reglamento UE 2015/2283) para su comercialización en la Unión Europea. Incluye, además de nuevos alimentos, alimentos tradicionales de terceros países, así como ampliaciones de uso y modificaciones en condiciones de uso o etiquetado de nuevos alimentos autorizados previamente.

Declaraciones de propiedades saludables

La Comisión Europea acaba de aprobar el Reglamento (UE) 2021/77 por el que se deniega el uso de 5 declaraciones de propiedades saludables en alimentos:

  • La L-carnitina contribuye al buen metabolismo de los lípidos
  • El té negro contribuye a una circulación sanguínea saludable.
  • Una combinación de luteína, zeaxantina y ácido docosahexaenoico en la yema de huevo reduce la pérdida de visión.
  • El extracto de malta tostada enriquecida con xantohumol, contribuye a mantener la integridad del ADN y protege frente al daño oxidativo celular.
  • Una combinación de beta-sitosterol y glucósido de betasitosterol contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario.

El motivo de rechazo en todos los casos es que no queda establecida una relación de causa a efecto entre el nutriente o sustancia y el efecto beneficioso declarado.

Las últimas autorizaciones de declaraciones de propiedades saludables se produjeron en mayo de 2016. Desde entonces, todas las disposiciones publicadas han sido relativas a la denegación de uso de diferentes solicitudes de Health Claims.

¿Qué nos espera en 2021 y en adelante?

Con la «Ley del Clima» queda consagrado en la legislación europea el objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050, que exigirá que la industria alimentaria desempeñe el papel que les corresponde.

Según la Comisión Europea (Pacto Verde Europeo, dic. 2019) se necesitan 25 años (una generación) para para transformar un sector industrial y todas las cadenas de valor. Si queremos estar preparados en 2050, deben tomarse decisiones y adoptarse medidas en los próximos cuatro años.

La estrategia «de la granja a la mesa»traerá nuevas disposiciones, incidiendo en cuestiones tan relevantes como un etiquetado de alimentos con información confiable y clara, la prevención del despilfarro alimentario y el uso desmedido del plástico o la transición hacia dietas más saludables y sostenibles.

Estas son algunas de las actuaciones propuestas:

  • Revisión de las normas sobre etiquetado de consumo preferente y fecha de caducidad para reducir el desperdicio alimentario.
  • Orientación de la industria alimentaria hacia prácticas que permitan que la opción saludable y sostenible sea la más sencilla para las personas consumidoras.
  • Iniciativas para la reformulación de alimentos procesados.
  • Un sistema armonizado de etiquetado de propiedades nutritivas en los envases.
  • Elaboración de perfiles nutricionales para restringir la promoción de alimentos ricos en grasas, azúcares o sal.
  • Fomento de la investigación para aumentar la disponibilidad y el abastecimiento de proteínas alternativas (vegetales, microbianas, insectos, algas…) que reduzcan la presión sobre la tierra de cultivo.
  • Mejora de la cooperación de productores primarios para fortalecer su posición en la cadena alimentaria.

En cuanto a la promoción de dietas saludables habrá que ver si la orientación de la UE se dirige a penalizar a los alimentos menos saludables (con recortes de ayudas o subidas de IVA) o, por el contrario, se optará por premiar a las referencias de primera necesidad con un perfil saludable (mediante exención de IVA, por ejemplo).

La Comisión redoblará asimismo sus esfuerzos para que los consumidores dispongan de “declaraciones ecológicas” confiables y claras para que puedan decidir qué productos incorporan en su cesta de la compra en función, no solamente de composición nutricional sino también de su huella ambiental.

Se esperan futuras autorizaciones de nuevos alimentos en la UE una vez obtengan luz verde por parte de EFSA.

En materia de contaminantes, viendo los trabajos que se están desarrollando por parte de EFSA es de prever que en el medio plazo se determinen niveles máximos de níquel y de glicoalcaloides de patatas en productos alimenticios.

El Parlamento Europeo está trabajando sobre las certificaciones para desarrollar los sistemas de etiquetado para los productos cárnicos o lácteos basados en el bienestar de los animales. Con ello que quiere dar respuesta a las inquietudes sociales del momento, con una información clara sobre las condiciones de cría y sacrificio de los animales destinados al consumo.

En cuanto al etiquetado de alimentos probióticos no existe aún un marco legal específico en la UE que defina la categoría de alimentos «probióticos» y es necesario que se alcance una definición legal para establecer un criterio uniforme de uso.

En el ámbito nacional se esperan normas de calidad de algunos alimentos como el aceite de oliva  o las conservas vegetales, una futura regulación sobre el etiquetado nutricional voluntario o la transposición de la directiva 904/2019 sobre los plásticos de un solo uso. El texto del anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados fija julio de 2021 como fecha en la que se prohibirán los plásticos de un solo uso, con excepciones, como por ejemplo los plásticos de uso sanitario.

 

Fuentes consultadas: