La legislación actual indica que los productores alimentarios deben decidir cómo se conserva, se consume y cuál es la vida útil del producto que fabrican. Además, les obliga a revalidar la vida útil del producto en el caso de aplicar cualquier cambio en la producción, conservación y modo de consumo de los alimentos.

Existen nuevas tecnologías de producción y conservación de alimentos que persiguen mantener sus características nutricionales y organolépticas el mayor tiempo posible sin afectar a su seguridad. Estas tecnologías no funcionan igual en un producto u otro, por lo que es necesario validar su uso para cada producto.

La metodología utilizada por AZTI permite establecer de forma rigurosa y eficaz la vida útil de un alimento, atendiendo a las características sensoriales, físico-químicas y microbiológicas (tanto de evolución como Challenge test) de forma que se logran limitar al máximo los costes para el cliente.

Aumentar la vida útil de un producto en un 10-20% supone un ahorro importante en gastos de producción y distribución

Beneficios para su empresa / producto

  • Implantación de nuevos productos (procesos), de forma rápida y segura.
  • Fijar caducidades reales, que permitan reducir el desperdicio de producto u problemas sanitarios o de calidad.
  • Reducir costes de implantación de producto con estudios de caducidad diseñados a medida.
  • Proveer evidencias de la seguridad y calidad de un producto frente a las autoridades competentes.

Sectores de aplicación

  • Empresas de distribución.
  • Empresas alimentarias (sector cárnico, pesquero, verduras, comida preparada, chocolate, zumos, lácteos, etc).
  • Empresas de alimentación animal.
  • Administraciones, etc.

Implantación

  • Mediante el análisis de las etapas de elaboración del alimento en cuestión, se establecen los posibles riesgos sanitarios. Posterior a la elaboración y teniendo en cuenta las condiciones de distribución, se valora la evolución organoléptica del producto. También se tiene en cuenta estudios previos, bibliografía y se consultan modelos predictivos de crecimiento microbiano. De esta forma, se pueden diseñar estudios de caducidad específicos para el alimento concreto que limiten al máximo los costes para el cliente.

Experinecia contrastada

  • Contamos con técnicos expertos y equipamiento puntero para aplicar tecnologías que mejoren el procesado de los alimentos (altas presiones, pulsos de luz, atmosferas modificadas, etc.).
  • Disponemos de equipamiento para conservar el producto en las condiciones de distribución requeridas (temperatura, humedad).
  • Experiencia en el diseño y ejecución de estudios de caducidad para todo tipo de alimentos.
  • Se desarrolla un diseño específico para el producto concreto, con el consiguiente ahorro.
  • Disponemos de un gran banco de cepas de campo y de equipamiento para la manipulación de microorganismos.
  • Amplia experiencia en la contaminación adecuada de alimentos para la realización de challenge test.

Soluciones probadas

  • Se ha aumentado la vida útil de una gama de quesos presentados al corte. Los estudios demostraron que el posible riesgo microbiológico no existía en esos quesos en concreto y los análisis sensoriales fueron conformes.