El control de proveedores, materias primas y competidores, así como la trazabilidad del alimento, permite obtener los estándares de calidad requeridos por los clientes, diferenciar los productos e imponer la marca, mejor posicionamiento en mercados más exigentes.

  • Sistemas de control: sensores inteligentes, predicción de vida útil de alimentos, autentificación de alimentos y materias primas.
  • Seguridad y efectividad de componentes alimentarios. Evaluación de efectos funcionales y tóxicos/alterantes.

Nuestro servicio de identificación genética de especies en alimentos nos ha permitido, entre otros ejemplos, la identificación genética de productos pesqueros (túnidos, merluzas, bacalaos, anchoas…) o la detección de mandarina en zumos de naranja.